Triatlón Juan Carlos I, Ahora sí que empiezo a disfrutar

Después del Triatlón Villa de Madrid y del Popular fallido por la avería de la bicicleta había dejado de entrenar porque no tenía en mente nada más, el Triatlón del Juan Carlos I (TJCI) al estar la lado de casa me llamaba la atención pero tenía un viaje de trabajo y era imposible hacerlo, con lo cual volví a la rutina de correr.La sorpresa saltó cuando el viaje se retrasó unos meses y tenía disponibilidad para hacer este Triatlón. Me apunté y empecé a salir otra vez con la bicicleta. La natación me daba más pereza sobre todo porque quería hacerlo en la piscina de la comunidad y claro, a cualquier hora no podía ya que suele estar llena de niños y al ser unos 15 metros de largo también serían muchos largos y se haría algo aburrido. Dos semanas antes del Triatlón seguía sin meterme al agua para entrenar y por fin me decidí, pero para darle otro aire y entrenar de manera más real, lo que hice fue en vez de hacer largos hacer el perímetro sin parar, con lo cual con unas 20 vueltas cubría la distancia de sobra.

Dicho y hecho, me puse manos a la obra y al menos llegué con cinco-seis días de entrenamiento que me vinieron de perlas especialmente por el hecho de no parar mientras entrenaba, es decir, para mi es más efectivo que hacer largos.


El domingo amaneció pronto (6:15), para variar. Desayuno y empiezo el protocolo de preparación. Una vez tengo todo salgo para el destino. Se aparca fácil y sobre las 8 llego a las secretaría. Esta vez Angel repartía los dorsales y el chip. Le doy la fianza del chip y me pongo a poner pegatinas e historias. Cuando tengo todo preparado voy a boxes a dejar los trastos y sobre las 8:45 ya estoy listo, con tiempo suficiente porque empieza a las 9:30, pero justo al momento dicen que va con retraso, media hora.

No me lo puedo creer, al final saldremos a las 10 y siendo 18 de Julio la parte de la carrera puede ser todo un infierno. Pero bueno, qué le vamos a hacer, me voy andando a la salida de la natación. Por el camino me entretengo viendo a los de la popular nadando, aunque más de uno iba andando al ser una ría de poca profundidad y poder hacer pié. Sentado hago tiempo hasta que decido meterme al agua para calentar un poco. Creo que esto me vino bastante bien y fue clave para después. 10-15 minutos en el agua, nadando, chapoteando y haciéndome al entorno. Esto no es precisamente una piscina y lo mejor es perder un poco la «vergüenza» de meterte en un sitio que en condiciones normales no te metes ni de coña.

A las 10 empezamos a organizarnos por salidas, yo voy en la segunda tanda, gorro color rosa. Dan la primera salida y nosotros vamos un minuto después, la verdad es que me pilló algo despistado pero enseguida me puse a nadar preparado a recibir por todos lados, como en anteriores ocasiones. Pero esta vez es diferente. La salida es más ancha, salgo más decidido y más fuerte, con lo cual apenas recibo golpes y enseguida cojo ritmo de brazada. Llegamos pronto al primer giro con algo de aglomeración, pero desde ahí hasta el final fue una gozada, me puse a un lado y fui prácticamente solo todo el rato, de vez en cuando o pasaba a alguno o alguno me pasaba a mi, pero nada de golpes. Nadé «bien», agusto y sobre todo disfrutando que es de lo que se trata….. Y sin beber agua, total 14:50», prácticamente 3 minutos menos que en el anterior, es decir, la mejoría es considerable.

La transición de nadar a bici la hago también a buen ritmo teniendo las experiencias anteriores, aunque hay algo clave que debo arreglar y es el tema de tener las zapatillas puesta en la bicicleta, eso te ahorra entre 30» y 1′ mínimo, el problema es que las mías no son de triatlón y no llevan la sujección de atrás, pero ya maquinaré algo para el futuro 😀

El recorrido de bicicleta no solo me lo conozco bien sino que había ido un par de días a entrenar allí. Como de momento estoy flojo en la bici, entrenando no había sido capaz de hacer más de 30km/h de media así que iba preparado para eso. La sorpresa llegó cuando nada más empezar me enganché a un grupo y ahí empezamos todos a trabajar, fue una buena experiencia y sobre todo hizo que esa media entrenando subiera haciendo los 20 km en algo más de 36′, sin duda lo más positivo fue el rodar en grupo y aprender a moverte dentro del mismo, que tiene su cosas cuando a veces vas a más de 40km/h.


La segunda transición fue bastante bien, ya cogido el truco de dejar las zapatillas en la bicicleta y bajar descalzo. Ahora hay que mejorar algunos segundos para dejar y coger cosas, pero por lo demás bien.

Llega el momento de la carrera a pié, mi fuerte, pero ya son casi las 11 y el calor es considerable. La distancia de 5km son dos vueltas a un circuito muy duro, mucha cuesta y mucho tobogan. así que el primer kilómetro se hace difícil entre el cambio y las cuestas. El segundo kilómetro mejoro bastante, pero pronto empiezo a sufrir el calor, me agobio, no dan casí agua, no hay duchas y cada vez me agobio más. Decico sacarme la parte de arriba del mono para que me más aire y en la segunda vuelta me paro para poder beber agua tranquilamente y echarme agua por la cabeza…. qué bien me viene!!! La segunda vuelta la encaro tranquilo y ayudando a un compañero de club ya que el apretar me haría agobiarme más con tanto calor. Al final 23’40» más de lo esperado y peor que en la Casa de Campo, precisamente en la parte donde mejor debería haber estado.

Al final 1h19′, un tiempo aceptable y sobre todo terminando como muy buenas sensaciones y con muchas ganas de hacer más y más largos…. pero por este año se ha terminado, ahora toca descansar, el día 8 carrera de MTB en el pueblo y luego…… luego El maratón de Nueva York, qué ganitasque tengo!!!!!!

Esta entrada fue publicada en Calor, Carrera, Laetus, Triatlón. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *