III Duatlón de Boadilla del Monte

Este Duatlón no estaba en los planes ya que caía en la preparación de Nueva York pero fue el primer Duatlón que hice, el primer contacto con este nuevo camino y fue el culpable de que ahora esté en estas historias del Triatlón, así que como especie de homenaje decidí hacerlo.

Evidentemente, al estar en preparación del Maratón y antes haber estado descansando, llevaba desde el 8 de Agosto sin tocar la bicicleta, pero solo son 20km y no son duros, así que en principio no debería ser mucho problema.

Pues al tema, llego con tiempo de sobra como casi siempre para no andar con prisas, pillo dorsal y me meto en el recinto para ir dejando la bicicleta. Hay buen ambiente y se ve más gente que el año pasado, y sobre todo más nivel. Al final somo 300 y pico casi cien más que el año pasado.

El tiempo va pasando y hay que calentar un poco. Empiezo a hacer cuestas y voy recordando un poco el terreno. La hora llega así que toca ir a la salida.

La carrera a pié empieza como el año pasado, ritmo rápido pero tampoco excesivo, tampoco quiero apretar mucho porque hay que cuidarse y no desgastarse a lo tonto, hoy lo de menos es el tiempo. Todo parece ir bien pero en el kilómetros 3 empiezo a tener malas sensaciones. Siento que me pesan las piernas, es como si todo el entrenamiento que llevo a ritmo muy lento me esté pasando factura. Me cuesta correr y los kilómetros se me hacen más largos. El ritmo se va haciendo más lento y es solo al final del tramo de carrera, cuando llegan las cuestas duras, cuando realmente me empiezo a encontrar bien y puedo acelerar algo. Al final peor tiempo que el año pasado en este tramo.

La transición la hago algo más rápida que el año pasado, la poca experiencia que tengo se va notando poco a poco y siempre voy mejorando las transiciones.

Una vez en la bicicleta siento que voy mejor, parece que el tema de la carrera está relacionado más con el entrenamiento que con que las piernas no me fueran bien. El recorrido de bicicleta se da en general bastante bien, un ritmo mejor que el año pasado y sobre sintiéndome bien sobre la bici. Durante el recorrido algún que otro susto que casi me voy al suelo pero por suerte iba a atengo. Al final mejor tiempo que el año pasado y sensaciones mucho mejores.

La segunda transición también es mejor que el año pasado, aunque la verdad es que llega un punto que apenas puedes bajar unos segundos.

La segunda parte de carrera empieza bastante bien, menuda diferencia con el año pasado. Ya estoy acostumbrado a cambiar de bici a correr, el año pasado fue casi un shock. La diferencia es que el recorrido se hace al reves del año pasado, y la verdad es que se hace bastante más duro que el año pasado y el tiempo es algo más, sobre todo por las cuestas que hay este año.

Aún así acabé en general mejorando un par de minutos el tiempo del año pasado a pesar de no haber preparado nada la bicicleta.

En fin, otro duatlón más, otra prueba más y más mono de seguir con esto, pero ahora toca seguir entrenando y poniéndose a tono para el NYCM. Para entonces habrá un seguimiento especial en el blog 😉

Esta entrada fue publicada en Duatlon. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *