Objetivo 2011, Triatlón Olímpico: Conseguido!!

Cuando empecé el blog me hice una agenda para llegar al Ironman y para 2011 la idea era hacer un Olímpico. El año empezaba con ganas de hacer el medio Ironman en el Ecotrimad, pero este año está siendo muy muy atípico en lo que a pruebas y entrenamiento se refiere y la falta de entrenamiento lo hizo inviable. Tan inviable que era el 14 de Mayo y mi primer entrenamiento en piscina fue el 16 de Mayo :S

Hasta que no acabé con la organicación del Trofeo Menudos Corazones no tuve tiempo de entrenar bici y natación, pero claro, en esas fechas ya tenía todo encima. Así que el 16 de Mayo me puse manos a la obra, 2 días de natación, 2 de bici y 3 de correr a la semana, ese era el plan durante el siguiente mes.

Los días de natación la idea era ir aumentando distancia semana tras semana, así empecé con 750 metros y mucho calambres hasta acabar con 1,5km muy agusto. La bici lo cumplí algo menos, entrenaba por Valdebebas y el Ferial y me compré un acople con el que poco a poco voy yendo más rápido. La carrera era seguir la rutina.

Después de 3 semanas llegó el momento de hacer el Sprint del 4 de Junio. La verdad es que acabé con buenas sensaciones y me dio alas para seguir con esperanzas para llegar al Olímpico.

El día llegó. Se preveía mucho calor y siendo la salida a las 16:34 más. Allí nos plantamos Emilio (fotógrado del evento :D) y yo. Poco a poco se va acercando la hora y nos vamos preparando


Me preparo la derecha de la salida, dan la señal y me tiro rápido, hay que intentar salir del mogollón lo antes posible y evitar golpes. La verdad es que las salidas cada vez las estoy haciendo mejor y no recibo ni patadas ni nada. La primera vuelta voy bastante agusto. Sobre los 400-500 metros me empieza a dar un calambre en el pie derecho e intento hacer movimientos para que se vaya el calambre. Por suerte dura poco y lo que hago es que empiezo a centrarme en llevar un buen ritmo con los pies y moverlos poco, lo justo para llevar el cuerpo bien. Llega la salida del pantalán y empieza lo desconocido.


Rápidamente me vuelvo a lanzar y vuelvo a pillar el ritmillo. Esta vez al empezar por el lado izquierdo lo que me ocurre es que voy un poco desorientado y tengo que rectificar varias veces la trayectoria hasta llegar a la primera boya. Desde ahí todo vuelve a la normalidad pasando a gente y automotivándome al ver como pillo a gente que ha salida 4 minutos antes que yo.

Una vez fuera del agua en un tiempo bastante aceptable de 32:32 hago la laaaaarga transición hasta la bici, cambio rápido y salgo para la segunda parte, esperan 38,5Km y 5 vueltas incluyendo 5 subidas a Garabitas, lo que implica más de 10km de subida en total, yo calculo que habría unos 12 más o menos con todo.


La idea era ir más o menos tranquilo, aguantando las primeras vueltas y dejar fuerzas para el final. Dicho y hecho, las 3 primeras vueltas las hago muy agusto y en la cuarta empiezo a apretar bajando considerablemente los tiempos en las cuestas. Prefería pecar de prudente al principio que no reventar al final.


Pero la verdad es que acabé las 5 vueltas sin cansancio y con recorrido para hacer más. El único pero es la espalada, me mata, esa contractura profunda que tengo en un costado me deja doblado y en la bicicleta sufro más de lo que debería.


Terminada la bicicleta en 1h27′ toca transición para pillar las zapatillas de correr. Es en este momento cuando hago la cagada del día. En los Sprint la parte de carrera las hago sin calcetines, a pesar de que los pies los suelo tener algo sensibles, pero hasta ahora ha ido bien. En esta ocasión decidí hacer lo mismo, irme a por los 10 sin calcetines. La valentía me costó al final una ampolla en la planta del pie y heridas en los tobillos de ambos pies.


A pesar de lo caluroso del día, la temperatura era algo más baja que días anteriores y las sombras y el agua hacían la carrera algo más llevadera.

Por lo demás el tramo a pie me lo tomé como el resto, cómodo. Pillé un ritmillo de 5:09 más o menos y así fui casi todo el tiempo, sin prisa pero sin pausa. Tranquilo y controlando el dolor de los pies hice 51:06 en este tramo. Al final acabé con la sensación de que incluso con las heridas, podría hacer otros 10km más.


Conclusión: terminé con la sensación de que me quedé corto, acabé muy bien y con muy buenas sensaciones en las 3 disciplinas y esto me hace ser más que optimistas para el medio ironman. Pero cuándo? Pues la agenda dice 2012, el destino al final será quién elija.

El tiempo final 2:56:03, creo que una marca más que meritoria para solo un mes de entrenamiento de bici y natación y un invierno de entrenamientos corriendo más que duro y calamitoso. La depresión Post Maratón de Nueva York se dá por superada.

Esta entrada fue publicada en Competición, Olímpico, Triatlón, Villa de Madrid. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *