Medio IronMan Conseguido (Half Astromad o cómo decidir adelantar el objetivo de 2012)

Esta entrada no debería haber llegado hasta 2012, pero todo empezó a cambiar a mediados de Agosto, entrenando en Mallorca. Estaba haciendo mi media maratón semanal de preparación a Berlín cuando empecé a darle vueltas. Por qué no aprovecho la preparación del maratón y que nado 1 ó 2 días a la semana 2000 metros para intentarlo?

Nada más llegar al hotel después de uno de los días de entreno empiezo a mirar el Astromad, había oído que fue muy dura la primera edición del año pasado y mir

o el perfil de bici. Madre mía!! solo se ven picos en el perfil lo que me hace replantearme todo. La bici es lo que menos toco, demasiado poco, de hecho en Agosto apenas llevo 40km y estamos a mitad de mes….

El caso es que pasan los días y sigo con la idea dando vueltas a la cabeza. Nos vamos luego a Almería y la idea vuelve con más fuerza, así que decido hacer una prueba a la vuelta a Madrid para ver si puedo estar más o menos preparado para afrontar la bicicleta.. Dicho y hecho, el domingo 28, a menos de dos semanas, madrugo y pongo rumbo a Miraflores. Ida y vuelta 93km en 3h40′ con buenas sensaciones especialmente cuando llegó lo duro. Me descargo el perfil y puff… no es comparable, aquí hay dos picos, en el Astromad se pierde la cuenta casi pero joder, han sido 93km, la distancia la hago, solo sería cuestión de ir con calma, pensar en 4h30′ ó 5h de bici, lo importante es terminar.El lunes 29 de Agosto le doy la última pensada y por la tarde me apunto, la suerte está echada, será como mi último gran entreno largo para Berlín.
El día 9 tengo que llevar la bicicleta y material de la T2 a Robledo para dejarlo allí y tenerlo todo preparado para el día D. Aprovecho para ver los primeros 11-12km de cuestas y hacerme una idea de lo que me podría esperar. Veo que son laaaaaargas pero la inclinación por tramos no parece excesívamente dura así que en cierta medida me tranquilizo. Del análisis que había estado haciendo estos pasados días, los dos puntos claves para mi era la primera cuesta de 11km que pasamos de 550 metros a 950 metros de desnivel y el pequeño puerto del km 63.

El Lugar

Llega el día D, a las 4:45 suena el despertador, tomo algo y me pillo mi bidón de sales para el tomando de camino. A las 6 llego a Robledo, aparco, cojo los bártulos de la T1 y me subo al autobús. Esperamos y sobre las 6:40 llegamos a la T1. Empiezo a preparar bici, geles, casco……. todo y me meto en una gran carpa que tienen con algo de aire caliente, ya que afuera hace un poco de rasca. El tiempo va pasando, me pillo el chip, me pongo el neopreno y enseguida dan las 8:15, hora en la cual los jueces llaman para revisar todo.

Ya está, el agua a 15º, todo puesto y nos metemos en el agua. Son las 8:30 y dan la salida….. La verdad es queme esperaba otra cosa, no sé por qué, pero como estoy por el medio otra vez vuelven las patadas, manotazos…… al menos veo a los que me rodean y puedo ver y esquivar algunos. Pasan los segundos y voy incómodo, llega la primera boya y nos juntamos tantos que se hace imposible seguir, así que decido parar un poco, dejar que se pase un poco el mogollón, ponerme a un lado y empezar a darle caña. Así hago, empiezo casi de cero, a un lado y empiezo a encontrar el ritmo. Poco a poco me voy encontrando mejor, voy cogiendo un buen ritmo. Pronto llegamos a la boya para dar la vuelta, me da la sensación de que voy más o menos bien colocado y la segunda parte me confirma eso. Durante casi el kilómetro de vuelta no nos pasa nadie, solo estamos otros dos chicos y yo que vamos picado pasando unos a otros. Al final llegamos a la orilla juntos, 36’36”, buen tiempo para mí. (en la foto soy el de la derecha, con el neopreno Orca S2)

La T1 es nueva para mí, esto de quitarse el neopreono es una movida, así que tardo más de 6 minutos en salir. Me tomo un mega gel y para delante.

Me monto en la bicicleta y recuerdo las palabras de Ángel, entrenador de Ecosport, “no te cebes en los primeros kilómetros”. Así que poco a poco empiezo, intento coger un buen ritmo sin ir lento pero sin ir a tope, queda muuuucho.


La verdad es que subiendo me encuentro bien, voy disfrutando y los trozos más duros no los noto mucho. Sobre el 9 es la parte peor, empiezo a estar harto de la cuesta pero intento distraerme y no agobiarme. Termina la cuesta, por fin, ahora al menos toca bajada. A toda caña pero con precaución ya que hay curvas cerradas. Ahora toca esto durante bastantes kilómetros, así que hay que intentar ir rápido pero tampoco gastar fuerzas a lo tonto.La verdad es que el recorrido es muy bonito, van pasando los kilómetros y me siento bien. Cuando llegamos al km 30 empieza otra parte dura, creo que es por Cebreros. Apenas empezamos a subir meto la pata con los cambios y se me sale la cadena, precisamente ya en la cuesta. Esto me hace perder un poco el ritmo pero me tomo tiempo y voy pillándolo otra vez.Van pasando los kilómetros, hidratación a saco, geles, plátano….. lo que va cayendo y vamos llegando a Robledo, punto donde empieza la ascensión al pequeño puerto. Antes de empezar el puerto toca avituallamiento. Empieza el se ve que es diferente a las cuestas anteriores. Este tiene más desnivel, pero pongo un ritmillo cómodo y poco a poco voy para arriba. Mal no he debido subir cuando he pasado a tres en el camino. Termina esto y otra gran bajada. Esto ya empieza a tener buen color, estamos en la última parte, apunto de empezar la última ascensión y aunque noto como los músculos están un poco resentidos y siento algún pequeño calambre, las sensaciones son buenas.

El último tramo es parte de la primera cuesta con lo cual es conocido y se lleva mejor incluso que la primera vez, a pesar de llevar ya casi 90 km. Al final, el tramo de bici lo hago en poco más de 4h, un total de 96km, más de 23km/h de media, algo que no pensaba yo podría hacer con tan poco entrenamiento.

La T2 se hace más rápida pero es en este momento cuando realmente de doy cuenta de dos fallos que he cometido. 1º.- Me he puesto el chip demasiado apretado y encima la media compresora. 2º Es conveniente cambiar también en la T2 de calcetines/media. Las consecuencias al final no fueron grandes, pero durante la carrera fueron un suplicio. El no cambiarme hizo que uno de los pies estuviera tan “cocido” que casi ya en el km3 empecé a notar que salía una ampolla y tuve que estar soportando la ampolla durante un montón de kilómetros. El otro asunto, lo del chip, me producía unos dolores tremendos, sentía una sensación de quemazón, rozadura y a la vez dolor donde el chip iba tremendo, había veces que incluso me preguntaba cómo podía llegar la sangre al pie de lo apretado que lo llevaba. Pensé durante algún momento para y aflojarlo, pero solo pensar que podría tener una gran herida y que parar el ritmo me podría matar me hizo desistir. Al llegar a meta me dijeron que cómo era tan bruto, me ayudaron a quitarme la media y por suerte no había herida, solo el dolor de haber tenido el chip más de 6h apretado fuertemente (me dijeron que uno había llegado antes que yo haciendo lo mismo y tenía unas heridas considerables).

De la carrera hay mucho que contar, empiezo a un ritmo que creo tranquilo ya que noto las piernas muy pesadas, super pesadas, pero la sorpresa es que el primer kilómetro lo hago a 4’51”. Me sorprende me a la vez me da miedo quemarme, así que aprovecho para una parada técnica a “echar líquidos”, es en este momento cuando me acuerdo de los consejos de no usar mono sino dos piezas. Me pongo en marcha otra vez, lo que decían que era plano……. de plano no tiene nada, los primeros 3,5km con de bajada, con un aire considerable de cara. Los segundos por el contrario juntan la cuesta arriba con el aire de culo, esto junto con los más de 30º presumían una carrera dura.En total había que dar tres vueltas al circuito. Termino la primera a buen ritmillo y yendo cómodo, aunque el estómago empiezo a tenerlo raro. Apenas salgo del polideportivo y de beber llega la primera arcada y consiguiente vómito. El estómago me dice que está lleno pero el calor me pide que beba. Sin para sigo para delante camino de la segunda vuelta pero al poco rato otra vez, a vomitar sobre la marcha. Solo echo líquido así que no me preocupa, entiendo que tengo demasiado y solo echo lo que sobra.Cuando llego sobre el km 10 para gira y volver al pueblo (mitad de la segunda vuelta) hay avituallamiento con lo cual decido andar e hidratarme bien, a ver si así el líquido y sólido que metro entra bien. Sin parar me pongo en marcha y apenas empezar zasss!!! los cuadriceps de ambas piernas se me suben. Me quedo como un palo, intento masajear evitando no pararme aunque correr no puedo pero por lo menos no dejar de andar. A partir de entonces esta es la tónica de la carrera, cuando intento forzar un poco llegan los calambres así que decido en la cuestas andar y evitar que los calambres vayan a más. En el transcurso de la segunda vuelta vomito otras dos veces, la última justo antes de entrar en el polideportivo y completar la vuelta.

Cuando sales por última vez del polideportivo la cara te cambia, la mente se libera, solo queda una vuelta, solo quedan 7km. Yo sigo a la mío llano y bajada corro a no ser que me vea venir un calambre. Los vómitos desaparecen. Último giro, últimos 3,5km, últimas p.. cuestas.

Cuando queda más 1,5km aprox veo a dos triatletas a lo lejos, quizás a unos 300 metros o más. No sé qué vuelta están haciendo pero decido ir a por ellos. Aún andando, pero pienso cogerles. Queda apenas 1km, ya no hay más cuestas, todo llano, esta es la mía, les tengo ya bastante cerca. Pongo un ritmo y cada vez les tengo más a tiro. A unos 300-400 metros veo que es su última vuelta, aprieto los dientes, me pongo a su altura y les paso justo cuando llegamos a la altura del polideportivo. Justo antes de entrar empiezan los calambres por todos lados pero estos no van a hacer que pare. Ese momento de entrar y ver la meta es una cascada de imágenes y recuerdos, miro al cielo, se lo dedico a esa personita que me protege y que me da fuerza y entro, lo conseguí!!
No me lo podía casi creer, sin tenerlo previsto he acabado mi primer medio Ironman, con una preparación más que pobre en bici y con un recorrido durísimo. Estoy eufórico así que ahora a pensar en más, no sé si para el año que viene o dejarlo para 2013 como lo tenía previsto. El año que viene al menos a ver si puedo hacer mínimo uno y si puedo dos Medio Ironman, pero llanos, miraré que sean llanos, he hecho cuestas ya para una temporada larga.

Y ahora a pensar en Berlín, casi sin tiempo para recuperarme de la emoción con la idea de disfrutar de la ciudad y la familia.

Objetivo 2012 ya cumplido!!!!!

P.D: Fotos Cortersía de Mildolores

Esta entrada fue publicada en Competición, Ironman, Triatlón. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Medio IronMan Conseguido (Half Astromad o cómo decidir adelantar el objetivo de 2012)

  1. Mildolores dijo:

    Hola dorsal 77, porque eras el 77, ¿Verdad? Creo haberte reconocido por el mono del Ecosport y de que te acabo de leer en elatleta.

    Soy el que estaba sentado en el arcen pensando en la retirada o continuar. También soy uno de esos dos que hicieron los 900 metros de vuelta de natación contigo. Me acuerdo de tu número en el gorro. En fin, salvo en la bici, donde creo que me cebé y por eso lo pagué, coincidimos bastante.
    solo me cabe felicitarte por acabar semejante debut en la distancia. Y, si me permites, aconsejarte hacer uno o dos MD´s mas antes de lanzarte a por el IM.
    Aun así seguro que no resultan tan duros como este, pero te darán la experiencia necesaria para afrontar el largo con más bagaje.
    Encantado de conocerte.
    Un abrazo.

  2. Enhorabuena por el Half, yo tambien fui uno de los que acabo y sufrio como un perro en la carrera a pie. Por cierto, vivimos los dos por Hortaleza….. seguro que nos hemos cruzado entrenando más de una vez.
    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *