Ironman de Barcelona 2017

Para mi un Ironman no es solo un día, es un conjunto de vivencias, meses de entrenamiento, muchos sacrificios, y mucha gente que te ayuda por el camino. Ellos no lo saben pero una parte de esto es para ellos, Gracias Mario, Elena, Andrés, Carlos y sobre todo mi familia por haber estado siempre cubriendo mis ausencia cuando me iba en bicicleta, GRACIAS

Apenas acabé Valencia 2016 me propuse hacer un triatlón de larga distancia y esta vez quería probar la marca Ironman de la que tan bien se habla. Así que miré y por cercanía y fechas el ideal era Barcelona.

En Mayo, a poco de recuperar de Londres, ya empezó la preparación. A poco de empezar vino el primer contratiempo ya que el half Triaroc que tenía le suspendieron días antes con lo cual esta primera toma de contacto no se pudo hacer pero se siguió con la planificación que tenía. Quedaba por delante Madrid con el short y el Half de Vitoria.

A poco de Vitoria llegó el segundo contratiempo, empezaron a aparecer dolores en la rodilla, dolores raros que después de mucho darle vueltas se vio que era el piramidal que para varias estaba mal y una vez se arregló me dejó seguir casi hasta el final, volviendo a da un poco de guerra al final.

Mientas la preparación seguía el evento se adelantó un día al sábado.

Este año me llevé la bicicleta de vacaciones y en el pueblo hice bastante salidas por carretera, necesitaba prepararme mejor que la otra vez y la mejoría se iba viendo. Al final sin ser algo exagerado pero si que conseguí meter más kilómetros en todo. La natación esta vez me puse un mes antes en vez de una semana, menos mal que se me dá bien.

El resumen de Vitoria se podría hacer en una palabra, Desastre. Desde el minuto uno me despisté en la natación, dos días antes cambiaron la disposición de las boyas y el dibujo que me hice en mi mente no era el correcto. El resultado fue que iba como pollo sin cabeza nadando de un lado a otro perdiendo mucho tiempo.

Al salir en la bici solo daba vueltas a qué había ocurrido. No llevaba ritmo, iba despistado y cuando llegué a correr a pesar de salir bien en cuanto vi que iba peor de tiempo que el año pasado me vine abajo, gran error del que he aprendido. A pesar de todo, del desastre, siempre viene bien competir para aprender de todo lo que te puede suceder.

Se acercaba el día, se revisa bici, empiezo con mis manías y cogemos rumbo a Calella. Viaje largo pero como vas con ganas se hace llevadero. Llegamos tarde así que todo lo tendría que hacer el viernes.

Como decía siempre había oido hablar bien de la marca Ironman y cuando fui a por el dorsal empecé a enteder el por qué. Completa feria y gran montaje en meta. Recogida, compras, charla técnica y a comer. Por la tarde tocaba dejar material y a descansar.

Con Lolo después de la charla

El sábado amaneció perfecto, una temperatura ideal, el agua a 20ºC y calmado, sol y nada de aire. Vamos a la salida, muy muy bien organizada por cajones y luego saliendo 6 personas cada 4″, esperamos a empezar. Llega mi turno, los nervios se van y empezamos.

Los entrenamientos los había hecho lentos pero nada más empezar me noté que iba a salir mejor de lo esperado. Primer objetivo que no ocurriese lo de Vitoria, cosa que no ocurrió porque fui bastante recto. Salí en 1h22′ mejor de lo esperado para lo que entreno.

Transición tranquila y a dar pedales. Enseguida vemos que lo de que es llano no es correcto. Es el menos duro si, pero no llano. Todo va bien, sin forzar y van saliendo casi 32km/h en la primera vuelta, pero empezamos la segunda y se levanta un horrible aire de cara que nos machará hasta el final durante mucho kilómetros. Aun así, los 180 en bici salen en 5h58′. Nota: si tomas biodramina para el agua que sea con cafeina, así evitarás pasarlo mal sintiendo que te duermes en la bici como me pasó.

Cambio de la parte de arriba para correr y en marcha. Los primeros kilómetros bien, ritmo normal. Empieza a llover y está así al menos durante una hora. Los pies se empiezan a quejar, hay riesgo de ampollas así que empiezo a ir un poco incómodo y a ir moviendo la planta constantemente.

Llegando al 29 el cuello lo llevo fatal lo que me está empezando a provocar mareos. Decido andar para relajar la zona. Lo consigo después de 4 km andando y decido arrancar de nuevo……. pero las piernas están imposible de mover. Puedo andar rápido pero correr ya imposible así que no queda otra que seguir así hasta el final, una lástima porque iba en tiempo de mejorar Gandía. Al principio me bloqueé mentalmente un poco, iba lento, pero entendí pronto que no podía ocurrir lo de Vitoria así que apreté los dientes y empecé a andar todo lo rápido que podía, por de bajo de 9′ varios kms.

Al final 12h52′, otra vez conseguido, con esfuerzo y mucho, demasiado sacrificio. Ambiente tremendo en meta, espectáculo puro y las cuatro palabras tanto esperadas, YOU ARE AN IRONMAN. Ahora espera NY en 5 semanas.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *