Maratón de Valencia 2012: El Maratón de la Consolación

Esta entrada debería haberse hecho hace dos semanas, cuanto por entonces hubiésemos terminado el Maratón de Nueva York, pero el Huracán Sandy y la política hizo que a 36 horas del inicio lo cancelasen.

Nada más conocer la noticia y pasado el bajón y el mosqueo me puese a mirar maratones en España para poder aprovechar el entrenamiento y el primero que había era Valencia, justo 2 semanas después. El problema es qué hacer esas dos semanas, cómo entrenar, acabábamos de bajar el ritmo y ahora qué? subir mucho, poco?? Sinceramente no tenía ganas pero tantos días de entrenamiento, madrugar, pasar calor….. no se podían quedar en nada.

A Valencia salimos por la mañana Alejandro y yo, sobre las 9:15 y preparados para pasar un fin de semana pasado por agua, esas eran las previsiones. Llegamos bien, 3h y pico de viaje, buscar el hotel y dejar las cosas. De momento nada de lluvia.

Vamos a pillar el dorsal y la bolsa de corredor y de paso hacemos alguna compra, esto de NY nos ha dejado marcados 😀

Dorsales de la Carrera

Una vez con todo nos ponemos a buscar a todos los amiguetes que tenemos por allí, Carlos, Gacelas (Justicia, Mostoles, Retiro), Luis (nuestro speaker preferido y director del único programa de Radio para runners, “A tu Ritmo”, en Vinilo FM) y algún otro conocido que nos encontramos en la Feria, así como con Paco, nuestro proveedor de camisetas de las carreras que organizamos.

Toca comida acompañados de Luis, luego alguna compra y al hotel a descansar. A las 20:30 nos esperaban las Gacelas de Madrid para comer, de las cuales Alejandro (Alcala) y yo (Sanchinarro) somos miembros. Como siempre fue un placer estar con tan buena gente y compartir un plato de pasta entre risas.

Por cierto, a estas alturas de la noche y solo habían caído unas gotas, lo meteorólogos se estaban cubriendo de gloria de momento.

Terminada la cena a el hotel a preparar todo y dormir, con la tontería sobre las 00:30 al final. A las 6:00 como estaba previsto sonó el despertador y bajamos a desayunar algo ligero para volver a subir y ponernos ya todo para el gran momento.

Como el Hotel le pillamos a última hora estaba lejos y para no llevar coche decimos pillar el metro. No lo conocíamos ni tampoco su funcionamiento, pero visto lo visto vaya tela, un tren a la hora un domingo a las 7 de la mañna, no me parece muy adecuado la verdad, así que acabamos haciéndonos gran parte del recorrido andando, ya que si no no habría forma de llegar al Gacela Meeting point al cual llegamos bastante puntuales. Foto de rigor con todos y nos vamos al ropero a dejar las bolsas.

Gacela Meeting Point

Salimos un poco abrigados pero según iba pasando el tiempo nos íbamos quitando ropa porque no hacía nada de frío, hasta el punto de que lo dejamos todo en el guardarropa y nos vamos al siguiente punto de encuentro con Carlos y un amigo suyo, Jorge. Definitivamente l@s meteorólogos se habían cubierto de gloria.

Calentando

Pronto se acerca a la hora y nos metemos en los cajones de salida, allí más fotos de rigor con las compañeras Gacelas.

Gacelas de Madrid – de izquierda a derecha, Sanchinarro, Retiro, Alcalá y Vallecas

Y damos el último repaso a la estrategia, salir a 3h30′. Esto llevamos muchos días hablándolo, desde antes de NY, y es que Alejandro quiere salir a 3h45′ y yo viendo lo que hemos entrenado pero sobre todo viendo cómo está yendo él en los entrenamientos opino que 3h30′. Realmente el quiere 3h30′ y yo aunque lo quiero pienso que probablemente no agunte el rimto los 42km, pero no tengo miedo a intentarlo, siempre pienso que lo mejor es luchar por aquello por lo que has entrenado, se conseguirá o no, pero si lo das todo por ello nadie, ni tu mismo, podrá decirte que no lo has intentado.

Pues dicho y hecho, después de una salida falsa por una traca que confundió a los primeros, se da la salida y empezamos a intentar pillar el ritmo lo más rápido posible. El primero cae bastante bien a 5’30” y ya a partir del km 2 empezamos a menos de 5′. Realmente el ritmo es el que mantengo hasta los primeros 30kms.

Nada más empezar, sobre el km 2, comentamos el tema de la humedad ya que íbamos empapados de sudor. Sobre el km 10 se nos une David, una gran Triatleta y mejor persona que como se está preparando el Ironman de Lanzarote se va a meter 30km de entrenamiento con nosotros, casi nada vamos :D. Más adelante veo que Carlos no aparece, lo comento con Jorge y me dice que se queda porque no va cómodo con el ritmo, casi todos los kilómetros a 4’54” era el rimo que vellábamos.

La carrera sigue su curso con normalidad, ritmo de 4’54” haciendo todos los avituallamientos sin parar y sin problemas. David y Alejandro se empiezan a despegar un poco de mi y de Jorge, hablamos entre nosotros y decidimos no apretar para cogerlos, preferimos mantener el ritmo y no forzar. Pasamos el 25, la cosa se va poniendo interesante, las rodillas van bien, empiezo a notar las piernas con tensión pero nada más todo bien.

Llegamos sobre el 27 a una zona de túneles, pensábamos que había uno pero la sorpresa fue entontrar dos y las dos salidas de los túneles, 50 metro aprox, se convierten y un pequeño verdugo, sobre todo el segundo túnel que salgo de él basante tocado.

La salida del último túnel es sobre el km 29. Es por ahí cuando ya perdemos de vista a David y Alejandro. Intento recuperar el ritmo y lo consigo, pero llegados al 30 los cuádriceps empieza a dar señales de vida, se empiezan a subir. Le digo a Jorge que tire que voy tocado y que voy a beber agua tranquilamente andando. Desde aquí hasta el final pasa de todo.

Ando un poco, me hidrato y sigo para delante aunque al arrancar las sensaciones son más que malas. Me cuesta correr, hago unos cientos de metro y otra vez a andar. Sobre el 32 me pasa Josu, es una sorpresa porque debería estar delante de mi, así que le pregunto qué tal y me dice que va jodido, le veo que se para para estirar gemelos.

En el km 33,5 viene otro inconveniente, vomito, lo peor es que veo que lo que vomito es el desayuno, cómo puede ser que vomite algo que me he tomado hace más de 5h? Es esto lo mismo que me ocurre en los triatlones? Algo raro me está pasando que no digiero bien la comida. En fin, tema a seguir en los próximos meses. El caso es que luego en el km 35 me volvió a ocurrir.

Los calambres cada vez van a más hasta el punto de que a partir del km 35, casi prefería correr aunque fuera mal y lento que andar. Andar era un aunténtico suplicio, era la primera vez que algo así me pasaba. En los momentos malos siempre he aprovechado que ando rápido para evitar perder mucho tiempo, pero lo de esta maratón eran dolores por los calambres como nunca.

Como siempre cuando llega el último kilómetro intento hacer un esfuerzo para terminarlo corriendo pero a falta de 500 metros tengo que parar un poco, no puedo con los calambres. Retomo lo que queda y ya si que si aun con los cuádriceps subidos había que terminar. Los últimos metros son espectaculares, sobre “el agua”, esa es la sensación que te da. Parece que a pesar de que llegas mal vas ligero sobre el agua, creo que es la mejor meta que he visto nunca. Lo que no entiendo es el por qué, con esa meta, no hacen fotos espectaculares.

Recta de Meta

Es la recta de meta, cuando ya ves el reloj y ves que todo se acaba, es ese momento mágico que tiene cada maratón. Es ese momento donde los dolores no se sienten, donde te sientes el mejor, único. Donde a pesar de haber pinchado y sufrido sientes que una vez más has vencido a la adversidad, donde te sientes grande porque nada puede contigo. Es ese momento también donde todos los sentimientos afloran. Es ese momento en el que te acuerdas de los que quieres pero sobre todo de los que echas en falta. Y quizás es ese momento, después de tantos kilómetros de sufrimiento, es ese momento donde te vuelves a la vez débil. Lo que un maratoniano siente al entrar en meta es algo indescriptible, irrepetible y sobre todo recomendable. Madrugones, pasar calor, frío, salir sin ganas, pasar sed, masajes (de los que duelen no de los de relax), lesiones, dolores….. y todo para jugártelo en 42,195 Km. Dicen que estamos locos, pero son ellos los que no saben los que se están perdiendo.

Apenas terminar, más arrastrándome que andando, voy al avituallamiento final y voy a por la bolsa de la ropa. Allí me encuentro a Alejandro. Ese fue otro momento especial del día, el más especial. Encontrarte con tu compañero de entrenos con el que has compartido varios meses dándole de madrugada, casi dormidos a veces, mañanas, tardes, haciendo series, tiradas largas, más largas, muy largas….., con el que has compartido la mala suerte de Nueva York y con el que has compartido objetivo antes de salir. Saber cuando le ves que aún sin tener el tiempo que ha hecho lo que si que es seguro es que ha bajado y bastante su marca personal. Eso junto con el subidón-bajón de meta y acordarte de por quién va cada maratón que ambos hacemos hizo que los dos nos emocionásemos, en mi caso como nunca me ha pasado en una carrera.  Hay veces que viene bien desahogarse un poco.

José Escudero habla de los Angeles que nos encontramos en las carreras, pues Alejandro lo ha sido durante los meses de entrenamiento. Me ha hecho hacer series que siempre me había resistido a hacer, me ha cambiado el día de tirada larga, algo cuasi sagrado para mi, me ha hecho volver a hacer muchos kilómetros, tantos que desde 2004 no llegaba a lo que ahora he hecho, me ha hecho pensar que aún puedo llegar a 3h30′, si el calor y la humedad lo permite. Gracias Compañero.

Con las Medallas

Una de las cosas más grandes que te llevas de las carreras, además de los sentimientos de cada uno de los 42km, es la cantidad de Gente buena que te cuentras, Alejandro, Carlos, David, Jorge, Luis, Román, Gonzalo, Manu, Héctor, Josu, Mikel, José, Raúl, Isabelle, Ninfa y todas las parejas y familiares que había, los que me me fui encontrando por el camino, Javi y todos los de la Panda del Muro de mi Hortaleza. Gracias, mil gracias a todos por haber hecho que esta Maratón no fuese una más.

18º Maratón, 3h46’19”

Nos vemos en la siguiente, Nueva York 2013????

 

Esta entrada fue publicada en Carrera, Competición, Maratón. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Maratón de Valencia 2012: El Maratón de la Consolación

  1. Gacela de Justicia dijo:

    YES!!!!!! See you in NY!!! (y antes en algún entreno y/o carrera, ¿no?)
    MUY BUENA CRÓNICA,

  2. JOSE (GACELA DE CAMPO REAL) dijo:

    Un placer haberte conocido Jose Manuel.

  3. Concha dijo:

    Enhorabuena Jose Manuel. Hermosay conmovedora crónica sobre tu maratón. Gracias por compartirla, un abrazo.

    Concha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *