Olímpico Popular en Viernes, mal día

No sé quién habrá elegido el Viernes para poner el olímpico, pero tengo la sensación de que no se ha pensado mucho en los que lo hacemos. No veo mucho sentido a ponerlo a unas horas que, teniendo en cuenta que lo suyo es llegar una hora o una hora y media antes y que antes tienes que pasarte por casa a coger todos los bártulos, implica dejar el trabajo a las 3 como muy tarde, y hoy en día lo veo un poco complicado, aunque seguro que hay gente que lo pueda hacer.

Curiosamente mi trabajo me da una libertad que salir a las 4 de casa camino de la casa de campo es algo factible, pero ayer fue de esos días que cuadno quieres salir pronto recibes una llamada del trabajo que te rompe todos los planes. Al final una hora más tarde de lo previsto salgo rumbo al triatlón.

Nada más empezar ya me asaltan dudas, viernes y por la tarde, por dónde voy para no pillar atascos? La M-30 va a ser raro que no esté atascada, pero por qué lado me voy? Decido pillar la M-40 dirección A-6 a ver qué pasa teniendo en cuenta que voy pillado de tiempo. La verdad es que no pillo tráfico, cosa rara y tomo la M-30. Sigo sorprendido porque parece raro pero a medida que nos vamos llegando a la casa de campo empieza a ver retenciones. No tengo tiempo para estar parado así que decido tomar la salida de la Avenida de Valladolid con la idea de aparcar por allí e ir con la bicicleta luego, ya que está al lado.

Cuando ya estoy por la Avenida empiezo a ver algo con lo que no contaba, la final de la Copa del Rey, está lleno de seguidores del Bilbao y empiezo a temerme lo peor. Y se cumple, está todo lleno de coches, no hay ni una plaza para aparcar. Al final después de dar vueltas encuentro un sitio, pillo todo, me pongo en marcha con la bici y más problemas. A algún pocas luces se le ha ocurrido poner la zona de Fans del Bilbao en la puerta de la Casa de Campo, con lo cual está cortada.

Intento ir por distintos sitios y nada, todo cortado, todo lleno de gente. El puente que hay sobre la M-30 por el Jose Mª Cagigal no sé muy bien dónde está, son las 17:40, salgo a las 18:21 y ya estoy más que nervioso así que opto por ir por donde conozco, decido ir por el paseo de Extremadura. Pero nada más salir al Paseo de la Florida me encuentro más problemas. Tremendo atasco de coches que no se mueven y además no dejan espacio para meterme entre ellos. No hay tiempo así que aprovecho que los coches que vienen de frente están parados para lanzarme en dirección contraria, los conductores flipan. Consigo avanzar lo suficiente como para pasar el gran tapón, ahora los coches están algo más separados y vuelvo a meterme. Gracias a estos años de moto logro moverme rápido entre los coches y por fin salto del atasco, llego al puente de Segovia y subo el trozo de Paseo de Extremadura que me da acceso a la Casa de Campo, son las 17:50 cuando llego.

Pillo dorsal esperando la cola y voy a dejar la bici y los trastos. Termindo de hacer todo a las 18.00, así no se puede, estoy estresado, atacado, veía que no llegaba, tenía que haber quedado con Javi Diego pero no he tenido tiempo si quiera de mirar el móvil para llamarle o ver si me había llamado. Me pongo a buscarle y nada (al final resulta que tenía un mensaje suyo diciendo que no llegaba porque no le daba tiempo).

Llega el momento de lanzarse al agua, cuando estoy en el pantalán veo que como somos la última tanda en tirarnosy por esto somos menos de los habituales. Normalmente son 100 pero en esta tanda somo menos y podemos separarnos bien. Dan la salida y oh!! no hay golpes, no hay patadas….. qué gozada, es la primera vez que me ocurre esto. Está claro que el ser menos de lo normal es lo que ayuda y enseguida pillo ritmo a pesar de hacer 15 días que no nadaba, desde el Ecotrimad.

Todo va bien, voy a gusto e incluso antes de llegar a la primera boya empiezo a adelantar a gente que salió en la anterior tanda. Paso la primera boya y empiezo a sentir algo raro en los cuadriceps, joder, se me están poniendo rígidas las piernas. No entiendo, esto no me ha pasado nunca. Intento no pensar mucho en ello pero lo que solo pasaba en la pierna izquierda me empieza a pasar a la derecha.

Doy la pirmera vuelta y va a peor, ya no solo las piernas sino que me dan calambre en las plantas de los pies. En este momento tomo la decisión de no pensar mucho en esto y aguantar el dolor como sea, estoy convencido de que todo esto es solo fruto de la tensión que he acumulado antes de empezar y que si aguanto se me pasará. Sigo pasando a gente constantemente y como había imaginado, poco antes de salir ya se me han pasado todos los calambres, ha sido el peor rato que he pasado nadando nunca, un martirio, pero ya se ha terminado.

La transición a la bici es larga, tengo la sensación de que cada vez la hacen más larga. Me entretengo más de la cuenta con las zapatillas y me pongo en marcha.

Desde el principio hasta el final las sensaciones son “buenas” y lo pongo entre comillas porque el entrenamiento es pobre, como en Ecotrimad y teniendo que subir garabitas 5 veces tampaco se puede pedir mucho. Pero como digo todo el rato voy más o menos a ritmo subiendo bien las cuestas, con margen. El único problema que veo es el asfalto, está realmente mal, parece un patatal. Cuando pillas una cuesta abajo y das caña la bicicleta se va de un lado a otro con los botes y los baches, no estaría de más que el ayuntamiento le diera un repaso teniendo en cuenta que lo que allí se celebra al día siguiente son las series mundiales. De los calambre ni rastro.

La transición a la carrera a pie también la hago lenta, pero me pongo en marcha preocupado porque los compeed que me había puesto en el talón derecho se me quitaron nadando y tengo esa zona un poco mal y corriendo sin calcetines me temo lo peor.

Parece que los malos pensamientos se hacen realidad y enseguida empiezo a notar rozadura en el talón, no llevo ni 500 metros y ya voy incómodo, molesto, y con rozadura, mal empezamos.

El ritmo que llevo es como el año pasado, 5 y algo y cómodo, además la rozadura casi no molesta, solo los giros de 180º son los que me hacen ver un poco las estrellas. Lo bueno del recorrido es que el sol ya no calienta mucho y vamos por sombra. El último kilómetro aprieto los dientes para hacerlo en 4’34” y terminar en 2h54”, dos minutos menos que el año pasado.

Buenas sensaciones pero creo que el olímpico al que estoy apuntado el 16 de junio no le haré, es evidente que me falta entrenamiento y es más inteligente creo meterme ese día 90 kilómetros en bici que hacer otro olímpico ya que el 23 toca Astromad y hay que entrenar.

Lo peor, llegar a casa a las 22:30, es lo que faltaba para decidir no volver a hacer un Triatlón en viernes.

 

 

Esta entrada fue publicada en Calor, Competición, Olímpico, Triatlón. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *