Media De Fuencarral: empezamos la pretemporada

Lo que debería haber sido una carrera se tuvo que quedar en un entrenamiento. No había otra opción si quería acabar bien, pero desde que acabé Berlín allá por Septiembre solo había corrido 14-15km un par de veces, con lo cual intentar afrontar esta Media con ánimo de hacer un tiempo similar a años anteriores era simplemente una locura. Eso o bien intentarlo y reventar en plenas cuestas (y no es la media ideal para reventar) o bien estar varios días con agujetas sin poder entrenar.

Lejos quedan ya la carrera de 1998 y las de 2002 cuando hice 1h33′, entonces no solo tenía menos años y estaba mejor entrenado, sino que además mi motivación era diferente. He perdido motivación en cuanto a carreras populares, ahora solo pienso en que el tiempo mejore y poder coger la bicicleta para entrenar las pruebas que tengo programadas de triatlón.

Hoy además, es el aniversario de mi primera carrera popular, de mi primera carrera en asfalto, de mi primera primera Media Maratón, 18 años ya de aquel día.

Media de Fuencarral 1994

Algún día tendré que escribir que pasó aquel fin de semana porque fue una aunténtica odisea.

Ayer empezó frío, como era de esperar. A las 8:20 recojo a Manuel y el reloj de la parada de autobús marca -6ºC, mal empezamos. El frío no solo me mata, sino que me congela y lo paso especialmente mal con las manos.

Como estamos al lado llegamos rápido, aparcamos y nos vamos al punto de encuentra de las Gacelas. Allí nos encontramos con todos los amigos, no solo Gacelas, sino Z&C, Cristino, Pilar y demás

Gacelas, Z&C y más

Gonzalo (Gacela de Retiro), Toni (Gacela de la Dehesa), Cristino, Pilar y yo (Gacela de Sanchinarro)

Poco antes de que empiece la carrera me voy al coche a empezar a quitarme capas de ropa y quedarme con lo justo para no congerlarme.

Casi con puntualidad empieza la carrera. La verdad es que la salida no me gusta nada, estrecha,  en curva y cuesta arriba, ideal para no pillar ritmo. A pesar de todo intento ir buscando el sitio y poco a poco intentar entonarme. En cuanto pillamos Herrera Oria me empiezo a sentir cómodo, hay más espacio para correr y logro ir a un ritmo adecuado a mi estado actual de forma. Sobre el kilómetros 3 ya tengo la mano derecha con los dolores de congelación, empieza a ser insoportable así que decido usar uno de los Heat on a click que llevo. Lo “activo” y lo meto dentro del guante. Enseguida siento el calor y el dolor empieza a desaparecer, qué alivio!!

Durante las bajadas hay algunas en las que me acelero y tengo que intentar retenerme, que ya sé bien lo que hay más adelante. Entramos en la carretera del Pardo y ya empiezo a pensar en las cuestas. Empiezo a pensar cómo seguir, qué hacer, cómo afrontarlas. Decido tomármelo con calma, hoy el tiempo es lo de menos, se trata de ir tranquilo, a gusto y terminar bien, para poder seguir entrenando la semana siguiente sin problema (aún recuerdo mi debut, más de 5 días sin poder andar como una persona normal). Con esto en mente ralentizo un poco el ritmo, hay que llegar preparado y con fuerzas. La mano izquierda, bueno, mano y brazo ya los tengo también la límite. Activo el segundo Heat on a click que llevo pero tengo tal mal la mano que no me lo puedo meter en el guante. Cada vez que me toco la mano o el brazo me dan como calambres, que sensación más mala. Lo agarro como puedo pero al tenerlo fuera apenas me da calor, aún así, logro que lentamente mejore el estado. En este tramo me encuento con viejos conocicos, Quino y “El negro”, y voy charlando con ellos hasta los cuarteles. Poco antes de llegar me pilla Román. Justo antes del fatídico giro nos deseamos suerte, empieza lo divertido.

La primera cuesta la afronto bien, pero quizás un poco rápido. La verdad es que son muchas medias de fuencarral ya y sé que el último tramo es mortal, así que las siguientes cuestas decido no cebarme tanto. Con esto consigo el objetivo, ese tramo de los 500 últimos metros de subida que me ha reventado unas cuantas veces lo paso bien, casi sin sufrir. Una vez superado este tramos, ya en el km 16, solo queda dos últimos empujones.

Los siguiente dos kilómetros son de bajada, pero para seguir la tónica prefiero no ir a lo loco y bajar tranquilo. La entrada en Montecarmelo se me hace más dura de lo esperado, se nota la falta de entrenamientos largos. Aguanto como puedo el tirón para superar esta zona y poder encarar el último tramo. Ya en el último kilómetro solo queda cerrar los dientes en la última cuesta para poder entrar al campo de fútbol. Al final en la pista de atletismo acelero, muestra de que se ha hecho bien el trabajo y termino bien de fuerzas.

Al final 1h47’48”. Por tiempo la segunda peor Media de Fuencarral, pero por sensaciones quizás de las mejores, no hay como tomársela tranquilamente, eso si, la mano derecha la vuelvo a tener congelada cuando llego, no sé qué hacer para evitar esto.

94 – 2:03:00
96 – 1:38:46
97 – 1:40:32
98 – 1:33:30
99 – 1:41:17
00 – 1:42:26
02 – 1:33:52
04 – 1:39:59
05 – 1:39:49
07 – 1:36:14
10 – 1:40:18

Entrando en Meta

Con Román, Gacela de Vallecas, un auténtico crack

Ahora toca empezar a ponerse las pilar, a ver si se va pronto el frío. Para el futuro, me plantearé el correr por debajo de ciertas temperaturas, estoy harto de pasar tan malos momentos con las manos.

Esta entrada fue publicada en Carrera, Competición, Correr, Media Maratón. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *