San Silvestres 2009

El 31 De diciembre de 2009 empezaba con buenas expectativas, hacer dos San Silvestres, una por la mañana seria y la otra por la tarde disfrazado.

La San Silvestre Vicalvareña empezaba sobre las 10.30 de la mañana cuando Jorge y María nos recogían en casa para irnos a Vicálvaro. La cosa no pintaba nada bien porque ya estaba lloviendo, vamos lo normal en los últimos días en Madrid. A pesar de que se preveía lluvia por lo que estábamos viendo, les comenté que Vicálvaro tiene algo especial que cada vez que voy a hacer deporte allí deja de llover (esto ha pasado durante el último año y medio todos los jueves, nunca hemos tenido que dejar de jugar al pádel, siempre dejaba de llover dos horas antes de empezar nosotros a jugar y si volvía a llover era justo después de terminar) y como no podía ser de otra forma apenas nos cayeron unas gotas durante la carrera (antes y después casi no paró de llover).

Pronto llegamos a la salida, aparcamos y vamos a buscar el chip. De camino ya vamos viendo que esto no tiene nada que ver con la San Silvestre Vallecana, aquí se viene a correr. Una vez con el chip hacemos tiempo en el bar para que Silvia y María estén calentitas y no anden danzando con el tiempo que hacía, que hay que cuidar de Alba y Vega (las pequeñas que están en camino). Cuando ya faltan unos 20 minutos nos vamos a cambiar y deja de llover. Calentamos un poco (muy poco :D) y nos vamos a tomar posiciones a la salida.

Jorge y Jose Manuel

Con bastante puntualidad arranca la carrera. Antes de empezar habíamos hablado del ritmo, pero la idea es amoldarse a lo que salga, Jorge no lleva mucho tiempo de entrenamiento y no es cuestión de hacer 30′ :D. Aún así como estamos casi en las primeras fila salimos rápido dejándonos llevar por la gente y hacemos los dos primeros kilómetros a 4’17» pero íbamos forzando demasiado, apenas hablábamos y la carrera se trataba de compartir un rato y poder charlar. A partir del km 3 Jorge empieza a acusar la falta de entrenamiento y bajamos el ritmo, momento ideal para empezar a chalar un poco sobre nuestras cosas. Después de las cuestas llegamos a la mitad donde nos esperan nuestras mujeres y José Antonio que había venido acompañando a Curro.
En este momento es cuando empiezan las gotas y nos tememos lo peor, pero prácticamente no nos llueve. Mientras seguimos tranquilamente charlando y disfrutando de la carrera. Casi sin darnos cuenta nos hacemos la segunda vuelta y Ángel, que se había quedado atrás al inicio, nos coge para pasar junto a las cámaras los tres juntos.

Poco después llegamos los tres juntos a la meta mirando al cielo donde dos personitas especiales nos miran sonriendo. Esta carrera de ayer iba especialmente dedicada a ellos, Pablo y David. La del año 2010 irá dedicada a sus hermanas Vega y Alba.

La verdad es que la carrera fue todo un placer y un ejemplo de que para que te den un buen regalo no hace falta mucho dinero, una camiseta técnica verde muy chula que nada tiene que envidiar a Nike y una mochila todo por 5€ (comparado con el atraco de la Vallecana 17€). Solo le pondría un pero, la meta, no muy bien organizada, no se puede poner solo una fila para dar la bolsa y el regalo, ya que se vieron las consecuencias, tremendo tapón que fastidió un poco la meta.

El año que viene habrá que repetir experiencia pero quizás en Alcobendas, para probar otro lugar y hacer algo más (Alcobendas es de 10 Km) y quizás en vez de dos podamos ser tres si Antonio se anima y así haremos una especial dedicatoria.

Una vez terminada la carrera era el turno del aperitivo en buena compañía. Cuando terminamos apenas sin tiempo para comer llegamos a casa y hay que ponerse con el disfraz, toca prepararse para la Vallecana (este año saqué la idea de mis compañeros de trabajo). Como la carrera se preveía con lluvia, pensé en no llevarme la cámara, así que había que hacerse las fotos antes de salir a la calle. Aquí tenéis una muestra para que juzguéis si el disfraz de Los Increíbles estaba logrado o no.

El Increíble

De aquí a que me vea la familia y de allí a la Salida en el Bernabeu. Cuando llego me encuentro con Mª José y Cristino con los que haré la carrera. La verdad es que el disfraz está siendo un éxito. Nos ponemos a la cola de la Salida, casi en la Castellana, listos para empezar, lo que no nos imaginábamos era que íbamos a tardar tanto en salir, cada vez más gente y más difícil hacer los 10km.

Lo que se preveía, la lluvia, cada vez se veía más cerca. El cielo cada vez se ponía más negro y la carrera no empezaba. Finalmente el agua empezaba a caer y de qué manera. La salida se da para los primeros y mientras nosotros aguantando el chaparraón, agua que en varios momentos se vuelve granizo. Por fin, con 23 minutos de retraso (a este paso nos juntamos un año con la salida de la internacional), pasamos por el arco de salida.

Como también era de esperar el correr se hace difícil, 29000 personas con dorsal más un 20% más que yo calculo que no llevará dorsal hace que parezca cualquier cosa menos una carrera. Como muestra, indicar que el primer kilómetro lo hicimos en 7’30», esto lo he logrado hacer yo alguna vez andando, así que imaginaros y encima intentando no tropezar con la gente y no caerte con la ropa en el suelo que algunos tiran.

Poco a poco vamos avanzando y colocándonos mejor para ir aumentando poco a poco el ritmo, km 2 en 6’30», km 3 en 5’30», km 4 en 5’15» pero se hace realmente difícil correr más sin tener algún percance, hay mucha gente que incluso en el km 4 ya va andando y hay que estar con mil ojos para no tropezar. Para amenizar la carrera la lluvia no nos abandona, llueve con fuerza durante gran parte de la carrera y cuando estamos en la Avenida de la Albufera vuelve a granizar otra vez.

Después de 1h1′ llegamos a la meta los tres juntos, otra San Silvestre más y ya van………. muuuuchas , creo que doce o trece, tendré que confirmarlo. Lo bueno era que Silvia estaba esperando en los alrededores con el coche y rápidamente seguí corriendo hasta donde estaba para poder cambiarme y no ponerme peor de lo que ya tengo la garganta.

Como recomendación para las personas con un poco de edad, Superman va de azul y con una S en el pecho (ni que decir de la que me dijo El Guerrero de Antifaz), no os podéis imaginar la cantidad de gente con cierta edad que me llamaba Superman, mientras que todos los jóvenes acertaban.

Ahora toca empezar a pensar en el disfraz para el año que viene.

Feliz 2010 para todos!!!!

Esta entrada fue publicada en Carrera, San Silvestre. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.