Preparando Fuencarral

Como viene siendo ya costumbre en el grupo desde hace…….. uff muchos años una semana antes de la Media de Fuencarral toca hacer preparación sobre el terreno, es decir, quedar para hacernos la carrera pero en plan tranqui. Y podéis pensar, qué absurdo hacer los mismo que se va a hacer dentro de una semana no? Pues la verdad es que tiene sus ventajas, no solo hacer un entrenamiento serio, sino memorizar el recorrido y tenerlo fresco para el momento de la carrera.


Para mi la Media de Fuencarral es la más dura de Madrid, no tanto por sus cuestas, que las tiene, sino porque es una carrera trampa, una carrera donde los 7 primeros kilómetros son muy cuesta abajo y donde puedes ir a tumba abierta, pero la trampa llega sobre el kilómetro 12, bueno, los muros mejor dicho, y como en la bajada hayas ido gastando mucho, lo más probable es que en eso momento empieces a pagar el exceso.

La mañana amanecía fresca pero ideal para correr. Cuando Jorge y yo llegamos al «pueblo» de Fuencarral ya estaba casi todo el mundo allí. Eramos un buen grupito, como acostumbramos a ser, al cual se nos unieron otros 7 a lo largo del recorrido.

Sobre las 9 empezó el entrenamiento. Tranquilos como de costumbre y con cuidado ya que los coches circulan y las aceras son estrechas. El tramo de Herrera Oria se va haciendo tranquilito, charlando y con cuidado por el tema de los coches, esta calle necesita una reforma urgente, la aceras son insufribles.

Llegando al final de la calle empieza lo bueno del entrenamiento, primero con el lío de cómo meternos en la carretera para evitar al máximo los coches, y luego empezando a disfrutar del campo. Este año apenas llegados al desvío de la Zarzuela en vez de seguir por el margen de la carretera nos metemos por un paseo que han hecho casi paralelo y que llega hasta el pueblo del Pardo. Se va muy bien porque es tierra y sobre todo porque no hay que estar pendiente del tráfico.

Una vez en el pueblo toca la parada reglamentaria para beber agua y coger aire antes de las cuestas. Una vez repuesta la «gasolina» empezamos a afrontar las cuestas, son casi 2,5km sin descanso pero que al ser entrenando los hacemos muy a gusto.

Llegados a la cima tocan otros 2,5km de bajada que los hacemos con más ritmo encontrándonos con parte del grupo que los estaba haciendo en dirección contraria y que no quería hacerla entera para no machacarse.

Al final de la cuesta llegada a Montecarmelo donde vuelven las cuestas, aunque bastantes más suaves pero que al ser toboganes van castigando las piernas. A la salida del barrio, ya casi por el 20, toca la última cuesta ya en Fuencarral otra vez, última pero no por ella mejor, sino al contrario, es de las típicas que te rompen y si encima ya vas castigado te pueden llegar a dejar clavado.

Al final todos llegamos satisfechos, unos mejor, otros peor, pero todos contentos por haber hecho un buen entrenamiento. Cada uno sacará sus conclusiones para afrontar la carrera de una u otra forma según se haya visto, pero como digo lo importante se que todos hemos disfrutado de una buena mañana y de una buena compañía.

El Domingo que viene habrá que ver si hemos tomado buena nota del entrenamiento y también el Domingo que viene ya seremos uno más en «la familia» ya que Vega se unirá a todos nosotros el miércoles a más tardar. La Media la haremos para dedicárselay para desearla todo lo mejor en esta larga vida que la espera.

Esta entrada fue publicada en Entrenamiento Correr, Media Maratón. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.